Connect with us

Subscribe

Cine + Series

El día en que Superman se enfrentó a Pinochet

Es una pájaro? Es un avión? No. Era Christopher Reeves.

Han pasado 32 años desde el plebiscito que le puso punto final (o al menos puntos suspensivos) a la dictadura militar. Las promesas de alegría y esperanza que sonaban en los jingles de 1988 tuvieron una materialización más lenta de lo esperado y, en muchos casos, no se concretaron jamás.

Ad portas de otro plebiscito tanto o más importante, no hay rastro de la épica que marcó la disputa del Sí y el No. El resultado es conocido de antemano y la franja televisiva es una triste mezcla de fragmentos desordenados y aburridos. 

Se puede entender que el Apruebo no cuente con los millones que tuvo el No para la campaña de 1988, pero lo que resulta totalmente incomprensible es que alguien haya pensado que era una buena idea poner a gente como Juan Pablo Letelier llamando a votar por una nueva Constitución.

Y aunque se suele decir que las comparaciones son odiosas, también es cierto que son inevitables.  

Ante el desafío que suponía derrotar a Pinochet y dar término a 17 años de dictadura, fueron muchas las figuras internacionales que prestaron su rostro para la campaña de 1988. Jane Fonda, Richard Dreyfuss, Sting y Paloma San Basilio fueron algunas de las celebridades que llamaron a votar por el No en el capítulo final de la franja que se emitió el 30 de septiembre. Pero el llamado más poderoso de todos (al menos para el lector promedio de Plan9) fue el que hizo el Superman clásico, Christopher Reeves. 

Tratándose del emblema del sueño americano por excelencia (la encarnación de la libertad, la democracia, la propiedad privada y todas esas cosas), su aparición se trató de un puñetazo directo al hocico de la dictadura, que durante mucho tiempo se consideró como la digna representante de los intereses estadounidenses en Chile. 

Mirando directamente a la cámara con la sonrisa más americana que alguien podría imaginar, Reeve le recordó a los chilenos que el voto era secreto y que el futuro del país estaba en sus manos. Son apenas un par de segundos, pero en una época en la que la gente aún veía la franja electoral como una ceremonia, la imagen de Superman apoyando a la oposición quedó grabada por años en la mente de los espectadores.

No se trató de la única ocasión en que Christopher Reeve se enfrentó a la dictadura. Un año antes, en 1987, había viajado a Santiago para apoyar a los artistas amenazados de muerte por grupos de ultraderecha. Aquellos que lo acompañaron cuentan que llegó al escenario con los ojos rojos por las bombas lacrimógenas y la guata llena con pastas de la Pizza Nostra de Providencia.

Una vez conquistada la democracia, Reeve siguió manteniendo relaciones con nuestro país. Apareció en algunas ediciones de la Teletón e incluso fue entrevistado por Pedro Carcuro. Un año antes de su muerte el 2004, fue condecorado con la orden Bernardo O’Higgins por la entonces canciller Soledad Alvear.

Comparada con la mítica franja del No, la campaña del Apruebo se queda tristemente corta. Solo queda cruzar los dedos y esperar que Henry Cavill se digne a aparecer en el último capítulo para salvar el plebiscito. O al menos Tom Welling. No pedimos mucho.

Written By

Remedo de periodista. Fanático del terror en todas sus formas y lector furioso. Tendiente al pánico por la acumulación de libros apilados en el velador y películas sin ver en el disco duro.

Lo último en Plan9

Na zdarove: Este es el top 20 de cine ruso según los mismos rusos

El Infinito

Monster Seafood Wars: Kaijus/Mariscos gigantes que se agarran a piñazos

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.